Ir arriba

La música como lugar de acogida

La música como lugar de acogida

Desde 2015, el Palau ha abierto sus puertas a niños y niñas refugiados y sus familias, como destinatarios  excepcionales de nuestra actividad. En colaboración con las muchas entidades que trabajan por acoger y dignificar la vida de este colectivo, el Palau aporta su actividad musical para facilitar momentos de acompañamiento, disfrute y convivencia tranquila a las personas refugiadas. Conciertos especiales para ellos o conciertos compartidos como “Feretes i Cançonetes”  hacen posible que la música sea un elemento más en la reconstrucción vital de este colectivo.

Comparte este artículo